Toulouse

Qué visitar en Toulouse en un día

De la noche a la mañana nos vimos con 4 días libres y decidimos organizar un viaje en el que visitásemos Toulouse y Disneyland París. Así comenzábamos un viernes para acabar por tener todo reservado un sábado por la noche, saliendo el vuelo Madrid – Toulouse ese mismo domingo a las 6 de la mañana… de locos, ¿verdad? ¡Bienvenidos a nuestro mundo!

Una vez ya en nuestro destino, para ir desde el aeropuerto Toulouse Blagnac hasta el centro de la ciudad había dos opciones: la primera era tomar un shuttle por 8€ el trayecto o 15€ ida y vuelta; mientras que la segunda era coger la línea T2 del tranvía operado por la compañía Tisséo por tan sólo 1,60€. (Nota: el tranvía sólo se puede pagar con monedas o con tarjeta, la máquina no admite billetes).

Sin apenas haber mirado en profundidad qué podíamos hacer en Toulouse por la falta de tiempo, vimos que era una ciudad pequeñita y que en uno o dos días podría conocerse, por lo que apuntamos los lugares más importantes y ¡para allá que fuimos! Y hoy queremos compartir con vosotros cómo fue nuestro día, daros algunos consejos de viaje y mostraros algunos de los lugares que visitamos.

 

EL VIAJE

Como siempre, reservamos nuestro vuelo a través de Skyscanner consiguiendo un precio total por persona de 44€, 17€ para la ida y 27€ para la vuelta… lo que perfectamente puedes gastarte un día cenando o saliendo una noche de fiesta. A nosotros nos salió por este precio por querer ir a Disneyland y depender de ésto, pero hay vuelos a Toulouse ¡por 20€ ida y vuelta!

Estuvimos en Toulouse 1 día y medio: el día que llegamos (el avión aterrizó sobre las 7:30h) y el día siguiente hasta que nos marchamos a París (el autobús salió a las 13:00h). Sin embargo, el primer día comenzó a llovernos por la tarde y decidimos volver al hotel hasta que parase un poco y mientras descansar, pero de no haber sido por cómo llovía, lo que hicimos al día siguiente podríamos haberlo hecho perfectamente ese mismo día.

 

ALOJAMIENTO

A través de Airbnb alquilamos un apartamento por tan solo 32€ en el mismísimo centro de la ciudad y en el que se indicaba que la hora de llegada era flexible, lo que nos venía genial porque al llegar tan pronto a Toulouse podríamos dejar nuestro equipaje y comenzar a explorar la ciudad, ¡decidnos que no era una ganga! Sin embargo… tuvimos un pequeño problema; os contamos:

Solicitamos la reserva a eso de las 18:00h a través de la plataforma y el propietario aceptó nuestra solicitud de reserva a las pocas horas (sobre las 20:00h), aunque nos mandó un mensaje (en francés, por supuesto, aunque le dijimos que no sabíamos francés y él comenzó a escribirnos ya en inglés) indicándonos que él no estaría, pero que una amiga suya sería quien nos hiciese la entrega de las llaves. Hasta aquí todo correcto.

Los problemas comienzan a surgir cuando el teléfono de contacto que nos había facilitado, es decir, el de su amiga, no da señal. Se lo comentamos y nos dice que a él sí le da señal. Nosotros insistimos y nos responde diciendo que nos había dado mal el número. Intentamos contactar al nuevo teléfono que nos había facilitado y éste, efectivamente, daba señal, pero nadie respondía, por lo que volvimos a contactar con el chico para que, por favor, se pusiese en contacto él directamente con su amiga, ya que prácticamente en unas horas estábamos allí y necesitábamos saber algo cuanto antes. Pasado un rato, nos escribe el propietario diciéndonos que le es imposible contactar con la amiga, que no le responde el teléfono y que lo intentará más tarde.

Ya eran las 22:00 y el chico no nos llamaba, por lo que nos pusimos en contacto con Airbnb directamente comentándoles lo que estaba pasando y que, si era posible, nos gustaría cancelar esa reserva para poder mirar un hotel por otro medio. Frente a esto, la persona que nos atendió intentó tranquilizarnos (aunque tampoco es que estuviésemos nerviosos, pero sí algo inquietos) y nos dijo que esperásemos un segundo para que ella intentara ponerse en contacto tanto con el propietario como con su amiga. Al cabo de unos minutos volvió a atendernos y nos dijo que había estado hablando con la amiga y que la llamásemos porque nos iba a responder la llamada y que podíamos hablar con ella en inglés. Le dimos las gracias y colgamos.

Con la esperanza de por fin poder tener noticias sobre el alojamiento, llamamos a la chica. ¿Qué pasó? pues que nadie nos respondió ninguna de las 5 llamadas que hicimos… bueno sí, el contestador jajaja. Ya eran las 12 de la noche, ya que las llamadas no las hicimos seguidas por si en ese momento justamente estaba ocupada la persona, y decidimos volver a ponernos en contacto con Airbnb. ¡La respuesta del personal que nos atendió no pudo ser mejor! Nos dijeron que no nos preocupásemos porque nos iban a dar una solución, que iban a mirarlo y que en breve volverían a contactar con nosotros.

Efectivamente, más tarde nos llamaron y nos ofrecieron hasta 4 hoteles situados en el centro de Toulouse para que eligiésemos uno. Finalmente nos quedamos con un 3* magnífico. La noche costaba 90€, pero no tuvimos que abonar nada, pues Airbnb fue quien se encargó de todo. Por tanto, aunque tarde, porque ya fue sobre la 1 de la madrugada (recordamos que nuestro vuelo salía a las 6), ¡pero teníamos alojamiento!

 

¿QUÉ VISITAR EN TOULOUSE?

Después de toooodo el royo que os acabamos de soltar, vamos a contaros qué sitios visitamos para que los conozcáis un poco y os inspiren a lanzaros a conocer Toulouse. Simplemente comentaros que se trata de una ciudad pequeña en la que todo queda cerca y que como mejor puede ser visitada, en nuestra opinión, es a pie.

Después de ubicarnos en el hotel y de desayunar, comenzamos a explorar la ciudad.

Desayuno en Toulouse
Desayuno en Toulouse

 

  • Puente nuevo: el primer lugar al que nos dirigimos fue al Pont Neuf o Puente Nuevo, aunque, contradictoriamente, es el más antiguo que atraviesa el río Garona y, antiguamente, era la entrada a la ciudad de Toulouse.

 

Puente Nuevo Toulouse
Puente Nuevo Toulouse

 

  • Basílica de la Dorada: junto al Puente Nuevo y a orillas del río Garona se encuentra la Iglesia de la Dorada. Es de culto cristiano y fue construida con el fin de sustituir a la antigua iglesia románica que amenazaba ruina. Dentro se encuentra la Virgen Negra, la cual es muy venerada por todos los habitantes de Toulouse, pero sobre todo por las mujeres embarazadas.

 

  • Convento de los Jacobinos: ubicado entre la Basílica de la Dorada y el Capitolio, en este Convento es donde descansan los restos de Santo Tomás de Aquino hoy en día. Se trata de una iglesia o monasterio en el que encontramos gigantescas columnas de mármol de entre las que destaca “La Palmera”, una columna de once brazos que sostiene la bóveda que posee una altura de 22 metros. Su recinto principal es de acceso gratuito, pero luego hay una zona de pago (4€ y estudiantes gratis) en la que podrás visitar el Claustro, un pequeño jardín encerrado entre grandes columnas con decoraciones florales y de animales, la Sala Capitular, donde los monjes tenían sus encuentros y reuniones en las que democráticamente votaban sobre las diversas actividades o decisiones que debían tomar, y el Reflectorio, un lugar de grandes dimensiones en el que hacían las comidas y banquetes.

 

Claustro del Convento de los Jacobinos
Claustro del Convento de los Jacobinos

 

Hemos de decir que nos gustó muchísimo y que  la zona de pago merece ser visitada. Aparte, el Convento posee un Campanario de forma octagonal construida en cuatro niveles con una altura total de 45 metros. Está adornado con arcos acabados en forma de punta y, antiguamente, la campana marcaba el ritmo de vida de la ciudad.

En cuanto a la fachada del edificio, fue construida con ladrillos, que es considerado símbolo de Toulouse, ya que antiguamente todas las casas y edificaciones se construían con piedras. No obstante, la piedra era recogida de los Pirineos y debido a la dificultad de acceder a ellos desde Toulouse se decidió sustituir este material por el ladrillo con el fin de mitigar esa carencia.

 

  • Capitolio: la Plaza del Capitolio, muy similar en nuestra opinión a la Plaza Mayor de Salamanca, alberga el Capitolio, sede del ayuntamiento de Toulouse construida con el objetivo de ser la sede del poder municipal y legislativo. Son de resaltar las 8 columnas que se encuentran en la parte central de la fachada del Capitolio, las cuales simbolizan a los 8 primeros cónsules o capitouls encargados de dirigir a la ciudad de Toulouse por cada uno de los 8 distintos distritos en los que se dividía.

En su interior podemos contemplar la Sala de los Ilustres con sus frescos. Además, si eres residente en Toulouse, puedes casarte ahí mismo por lo civil. ¡Seguro que más de uno se empadronaba por lo bonito que es!

 

Sala de los Ilustres
Sala de los Ilustres

 

  • Basílica de San Sernín: San Sernín fue un antiguo obispo de Toulouse, considerado hoy en día el patrón de la ciudad y quien da nombre a este emblemático templo católico, que es la segunda iglesia románica más antigua de toda Francia, únicamente por detrás de la Abadía de Cluny.

La basílica alberga la tumba de San Sernín, el cual fue martirizado en el año 250 a manos de un toro salvaje.

 

  • Notre Dame Du Taur: según la leyenda, la iglesia fue construida en el punto exacto en el que un toro salvaje dejó el cuerpo de San Sernín, tras arrastrarlo por toda la Calle del Toro (Rue du Taur). Este es el martirio que anteriormente os comentábamos.

De estilo gótico, está realizada con ladrillo rosado, elemento típico de la ciudad tolosana, y su fachada posee una forma de campanario, sirviendo de modelo para muchas iglesias rurales de los alrededores.

En su interior destaca un órgano, el cual fue considerado como el más innovador de todo el sur de Francia, lo que le otorgó el título de monumento histórico en 1987, aunque también pueden observarse pinturas e iconos de índole religiosa.

 

  • Jardín Japonés: se trata de un jardín pequeñito ubicado dentro de un parque en el norte del centro de Toulouse.

Fue creado en el año 1981 con el fin de satisfacer los deseos del entonces alcalde tolosano Pierre Baudis, quien había disfrutado durante sus viajes de este tipo de jardines.

Inspirado en los jardines de Kyoto de los siglos XIV y XVI, en él podemos encontrar un jardín mineral, una casita estilo japonés o pabellón de té y un puente rojo que conecta con una isla que alegóricamente representa el paraíso, entre otras cosas. Se trata de un lugar muy tranquilo y digno de admirar. A nosotros nos encantó. Es el lugar perfecto para relajarte.

 

 

En definitiva, así fue nuestro viaje a Toulouse, un lugar que teníamos en mente desde hace tiempo. Una ciudad pequeña, en la que todo está cerca de cualquier lugar y con suelos adoquinados en los que pasear y perderse por sus calles.

 

¡Ah! no os olvidéis de probar un gofre belga en la ciudad, están ¡riquísimos!

 

Silvia probando un gofre belga
Silvia probando un gofre belga

 

 

¡Gracias por leernos!

Autor entrada: Seguir Viajando

Óscar y Silvia

2 thoughts on “Qué visitar en Toulouse en un día

    El Mundo Con Ella

    (15 marzo 2018 -22:46)

    Me ha parecido una entrada completísima en la que no dejáis suelto ningún fleco. Todo todo lo que hay que sabes para visitar Touluse, lo habéis contado vosotros.
    Un abrazo

      Seguir Viajando

      (16 marzo 2018 -01:20)

      ¡Muchas gracias! Será porque nos gustó tanto Toulouse que hemos estado inspirados a la hora de escribir 🙂
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *