Lagos de la Selva Negra - SeguirViajando

Lagos de la Selva Negra: Titisee, Schluchsee y Mummelsee

Los lagos de la Selva Negra, sin duda, te dejarán con la boca abierta, sobre todo porque son enormes. Como amantes de los lagos, no podíamos irnos de esta zona de Alemania sin conocer algunos de los más destacados: Titisee, Schluchsee y Mummelsee.

 

Tabla de Contenidos

Titisee

Titisee-Neustadt es un pequeño pueblo, aunque te cruzarás con muchísima gente debido a que el turismo encuentra su punto álgido en este lugar. El pueblo en sí no tiene nada de especial y, de hecho, más allá de tiendas de recuerdos, hoteles y restaurantes, poco más podemos encontrar.

Sin embargo, si por algo destaca este lugar, motivo por el cual es visitado por tantas personas, es gracias a su lago. Se trata de un área en el que poder descansar los pies después de un largo día recorriendo la Selva Negra y en el que relajarse o incluso, para los más atrevidos, darse un chapuzón.

El Lago Titisee se formó en el Pleistoceno y es de origen glaciar, ya que sus aguas provienen de la Cordillera del Feldberg. Tiene una superficie de alrededor de 1,5 km2 y una profundidad de unos 20 metros.

Lo curioso de este lago es que en invierno puede llegar a congelarse hasta tal punto de poder caminar sobre él cuando el grosor del hielo tiene, al menos, 16 cm, pues el hielo que se forma es compacto, estable y no tiene burbujas de aire. No obstante, la formación del hielo es muy lenta debido a que el agua del lago está en constante movimiento. ¿Te atreverías a andar sobre él?

Imagina la robustez que puede llegar a tomar el lago congelado que incluso, durante una parte del S. XX, fue utilizado nada más y nada menos que… ¡como pista de despegue y aterrizaje de pequeños aviones!

 

Lagos de la Selva Negra - Titisee

 

Por cierto, se dice que el nombre de Titisee es debido al agradable asombro que le produjo al emperador romano Tito durante su visita en el S. I., y junto a «see» («lago» en alemán), se obtendría la palabra «Titisee».

Nosotros no pudimos descansar mucho en este lugar porque hacía muchísimo viento y no se podía estar sentado tranquilamente, pero, sino, hubiese sido un lugar perfecto para ello.

 

 

Schluchsee

Siguiendo con los lagos de la Selva Negra, a unos 15 km de Titisee se puede llegar al pequeño pueblo de Schluchsee, el cual tiene unos 1.500 habitantes. Es una zona muy similar a la anterior, pero sin tanta oferta hotelera o de restauración, lo que hace que sea menos turística y un mejor lugar para relajarse.

Sin embargo, no vamos a detenernos en el pueblo, sino en el Lago Schluch o Schluchsee. Al encontrar una menor afluencia de turistas, es un lugar idílico en el que descansar. Además, podríamos considerarlo mejor que el Titisee, ya que el Lago Schluch es el más grande de la Selva Negra alemana, aunque más que un lago podríamos considerarlo un embalse, pues tiene su propia presa, la cual, sobre todo en el S. XX, fue un factor importantísimo en el desarrollo del pueblo por la gran cantidad de energía que producía.

 

Lagos de la Selva Negra - Schluchsee

 

Si tienes tiempo, es muy recomendable subir un sedero que lleva al mirador natural de Bildstein, una gran formación de granito resultado de la erosión causada por el fuerte viento y con una planta de 70 metros. Desde aquí, se puede divisar el Schluchsee, las montañas que bordean la Alta Selva Negra y que rodean el lago, el Monte Feldberg (pico más alto de la Selva Negra) o incluso los Alpes Suizos si el día es claro.

 

Mummelsee

A una media hora de Baden-Baden se puede encontrar el Lago del Murmullo (Mummelsee), originado por el deshielo de los glaciares. Sin embargo, lo más interesante es su leyenda…

 

Lagos de la Selva Negra - Mummelsee

 

Se dice que bajo el lago había un castillo de cristal en el que habitaban un Rey y unas sirenas, las cuales salían del agua cada amanecer para bajar por el valle hasta el pueblo de Seebach con el fin de ayudar a las familias cuidando niños o en las tareas del hogar. Más tarde, cuando comenzaba a caer la noche, antes de que oscureciese, todas las sirenas tenían que volver al castillo bajo las cristalinas aguas del Mummelsee.

Una noche, celebrándose una fiesta en el pueblo, el hijo de un agricultor vio a una de las sirenas que estaban por el lugar y, al cruzarse las miradas, fue amor a primera vista.

Segundos más tarde, comenzaron a abrazarse y a bailar perdiendo la noción del tiempo hasta tal punto de que al caer la noche todas las sirenas volvieron al castillo excepto ella.

Cuando quisieron darse cuenta y volver al lago ya era tarde y, al llegar a la orilla, la noche había caído completamente. La sirena sabía que iba a morir en ese mismo momento, por lo que le dio un mágico beso a su amado y comenzó a sumergirse por las escaleras que desde el lago descendían al castillo al tiempo que éste la veía marchar.

Sin embargo, tras unos momentos de calma y sosiego, vio cómo una pequeña ola dejaba en sus pies un rastro rojizo… La sirena no llegó a tiempo y había muerto por amor.

 

Sirena del lago del Murmullo

 

Hoy en día podemos contemplar la estatua de una sirena posada en una roca sobre el lago en representación de la leyenda. Para llegar hasta la sirena, debe bordearse todo el lago hasta llegar al centro.

 

 

Esperamos que os haya sido útil el post sobre los lagos de la Selva Negra, ¡podéis compartirlo en vuestras redes sociales! 😊

 

¡Gracias por leernos!

 


 

¿Te organizamos el viaje a través de nuestra agencia de viajes?

 

ORGANIZA TU PROPIO VIAJE
 
Encuentra tu vuelo
Busca el mejor alojamiento
25€ de descuento en Airbnb
Cambia divisas para tus viajes
 Alquila un coche para tu viaje
Compra entradas, excursiones y tours
20% en el mejor seguro de viajes
 Tarjeta N26 con envío gratuito
 10€ gratis en Tarjeta Bnext
Trajeta Revolut con envío gratuito
Otras entradas de interés

 

Autor entrada: Seguir Viajando

Somos Óscar y Silvia y nos encanta descubrir lugares nuevos. Después de vivir en Londres decidimos guardar recuerdos en forma de vídeos y acercar a los demás lo que nosotros vamos conociendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *